A A A

Malformaciones Linfáticas

¿Qué es una malformación linfática?

Una malformación linfática es una masa en la cabeza o en el cuello que se produce como resultado de una formación anómala de los vasos linfáticos. Estos son conductos pequeños que se encuentran cerca de los vasos sanguíneos y que ayudan a transportar los líquidos de los tejidos desde el cuerpo hacia los ganglios linfáticos y los transportan nuevamente al torrente sanguíneo.

Existen dos tipos principales de malformaciones linfáticas:

  • linfangioma  -  conjunto de vasos linfáticos que forman una masa o bulto. Un linfangioma cavernoso contiene vasos linfáticos de gran tamaño.

  • higroma quístico  -  gran quiste o bolsa de líquido linfático que se forma como resultado de la obstrucción de los vasos linfáticos. Puede contener varios quistes conectados entre sí por los vasos linfáticos.

Casi todos los higromas quísticos se producen en el cuello, aunque algunos linfangiomas pueden formarse en la boca, en la mejilla, en los tejidos que rodean al oído y en otras partes del cuerpo. Más de la mitad de las malformaciones linfáticas son congénitas (presentes al nacer) y la mayoría se detecta cuando el niño tiene alrededor de 2 años de edad. Algunas pueden diseminarse a los tejidos circundantes y afectar el desarrollo adecuado de la región. También pueden agrandarse e infectarse luego de una infección de las vías respiratorias superiores.

A veces, las malformaciones linfáticas se presentan en niños que padecen ciertas anomalías cromosómicas y trastornos genéticos como por ejemplo, el síndrome de Down y el síndrome de Turner.

¿Cuáles son las causas de una malformación linfática?

Una malformación linfática es un defecto congénito (presente al nacer) que se produce durante el desarrollo embrionario cuando los vasos linfáticos no se forman correctamente. A medida que el líquido linfático se almacena en los vasos, estos pueden obstruirse, agrandarse y formar una masa o un quiste.

¿Cuáles son los síntomas de una malformación linfática?

Es posible que una malformación linfática interna en la boca o en la mejilla sea imperceptible hasta que se infecta y se agranda. Los higromas quísticos pueden crecer mucho y afectar la respiración y la deglución. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de una malformación linfática. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • masa o bulto en la boca, la mejilla o la lengua por debajo de la membrana que recubre la región

  • masa grande y llena de líquido que se encuentra en la parte inferior trasera del cuello por debajo del músculo platysma (músculo delgado y plano que se extiende desde la parte superior del pecho hasta la mandíbula)

Los síntomas de una malformación linfática pueden parecerse a los de otras masas cervicales o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

Ilustración del ultrasonido fetal del transabdominal
Click Image to Enlarge

¿Cómo se diagnostica una malformación linfática?

Durante la gestación, la ecografía fetal puede detectar algunas malformaciones linfáticas de gran tamaño. La ecografía o el ultrasonido es una técnica de diagnóstico que se utiliza para examinar los órganos y las estructuras internas del cuerpo mediante ondas sonoras de alta frecuencia. Después del nacimiento, a menudo se determina la presencia de una malformación linfática simplemente mediante un examen físico. Además de este examen y los antecedentes médicos completos, los procedimientos para diagnosticar una malformación linfática pueden incluir los siguientes:

  • transiluminación  -  examen que utiliza la irradiación de luz a través de los tejidos para ayudar a determinar un diagnóstico. La transmisión de la luz se modifica para los diferentes tejidos.

  • tomografía computarizada (También llamada TC o TAC.)  -  para determinar si existe una conexión entre los órganos y la malformación. Es un procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes de cortes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, el tejido adiposo y los órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías generales.

Tratamiento para una malformación linfática

El tratamiento específico para una malformación linfática será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad del trastorno

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

El tratamiento puede incluir:

  • observación de la malformación (para controlar su crecimiento o los cambios)

  • antibióticos (para tratar las infecciones)

  • incisión y drenaje de la lesión

  • cirugía (para extirpar la malformación linfática)

Se debe tener en cuenta que es posible que una pequeña cantidad de linfangiomas vuelvan a crecer y que pueden detectarse recién un año después de la operación. La reaparición es más frecuente en los casos de malformaciones más grandes y complejas.

Revisor médico: Louise Akin, RN, BSN
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith, RN, MSN, FNP, CCRC
Última revisión: 6/30/2009
© 2000-2014 The StayWell Company, LLC. 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.